Sabemos que el DIY ( la abreviatura de Do It Yourself que significa en Castellano ¨hazlo tu mismo ) nos mueve porque vemos algo que queremos per nos asusta el precio. Verdad 🤭? Aunque no siempre es el caso. He hecho muchos proyectos que me ha salido mas caro comprar todo los materiales en vez de comprarlo hecho en una tienda. Pero si realmente te gusta hacer las cosas tu misma, aveces el coste de material no es importante.

Pero.. para este proyecto no lo puedo decir. Da igual la vuelta que le hacia, salió costoso. Comprar uno hecho? Aún más costoso. Mientras que es algo bien sencilla de hacer. Qué rabia da aveces!


Si no encuentras los materiales perfectos, quizás no es el momento de hacerlo..

Hace años se me ocurrió hacer un puff de bolitas. Busque por todo los lados una tela pero no los encontré.  Buscaba una tela fuerte, gruesa, preferiblemente a punto, colores neutros.. Imposible encontrar. Solté el proyecto de mi cabeza pero siempre cuando pasaba por sitios con tela revisaba si estaba la que buscaba. 

 Y en el momento menos esperado hace 2 semanas entré en Ikea y vi una alfombra. Si decía que era una alfombra pero no era una alfombra rígido de toda la vida, si no una lavable. Adivina… tela fuerte, gruesa, preferiblemente a punto, colores neutros !! Era perfecta y dije en voz alta ¨ Es perfecto para un puf! ¨. Tiene hasta 2 tamaños pero el tamaño grande que vale 17 euros tiene las medidas perfectas. Si ni quieres hay que cortarlo. 

liana-mikah-709546-unsplash

si you puedo hacerlo, tú también!

Here’s to the crazy ones. The misfits. The rebels. The troublemakers. The round pegs in the square holes. The ones who see things differently. They’re not fond of rules. And they have no respect for the status quo. You can quote them, disagree with them, glorify or vilify them. About the only thing you can’t do is ignore them. Because they change things. They push the human race forward. And while some may see them as the crazy ones, we see genius.

Because the people who are crazy enough to think they can change the world, are the ones who do. Twenty years from now you will be more disappointed by the things that you didn’t do than by the ones you did do. So throw off the bowlines. Sail away from the safe harbor. Catch the trade winds in your sails. Explore. Dream. Discover.